Convertido y Bautizado

febrero 8, 2018

Fuimos llamados a anunciar las buenas noticias de Salvación en Cristo Jesús. Esta labor no es exclusiva de pastores o evangelistas, sino de todo creyente. Debemos ser testigos y compartir con otros las maravillas de Dios. La cuestión no es hacer proselitismo y llenar la Iglesia porque se quiere tener “montones” de gente, sino ganar un alma para Dios.